imagen

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES PARA PACIENTES QUE SE RECUPERAN TRAS INFECCIÓN POR COVID-19

Las pautas de alimentación durante la recuperación tras infección por COVID-19 van dirigidas a seguir una alimentación saludable, nutricionalmente equilibrada y variada, incluyendo alimentos de todos los grupos (frutas, verduras y hortalizas, cereales, carne, pescado, huevo, leche y derivados, legumbres, aceite de oliva, etc.).

 

RECOMENDACIONES GENERALES

  • Realizar entre 4-5 ingestas diarias.
  • Mantener un buen estado de hidratación, tomando agua, aguas saborizadas, caldos, zumos naturales diluidos, infusiones o gelatinas. Tomar los líquidos fuera de las comidas.
  • Cocinar con aceites vegetales (oliva, girasol, etc.).
  • Tomar los suplementos nutricionales orales prescritos, distribuyéndolos a lo largo del día y fuera de las comidas principales.
  • Utilizar hierbas aromáticas y condimentos (cebolla, ajo, laurel, perejil, pimentón, etc.) para saborizar las comidas.
  • No existe ningún alimento con propiedades para prevenir o curar la infección por COVID-19.
  • Mantener una vida activa y si es posible, realizar ejercicio físico de forma regular.
  • Evitar hábitos poco saludables: consumo de alcohol, tabaco, etc.

 

 

RECOMENDACIONES ESPECÍFICAS

Recomendaciones para enriquecer la alimentación en proteínas:

  • Incluir en cada comida carne (150 g), pescado (150 g) o huevo (2 unidades).
  • Cocinar platos completos: guisos de carne o pescado y verduras, legumbres con arroz o patata y carne, pescado o huevo, pasta con carne picada, pescado o huevo.

 

CON HUEVO

  • Añadir clara de huevo cocida, pollo o pescado picados a sopas o caldos.
  • Añadir huevo cocido a ensaladas, legumbres, arroces, pasta, patata, sopas, purés, cremas, verduras, salsas, batidos de leche, rellenos de tartas de verdura.

  

CON CARNE O PESCADO

  • Consumir carne magra de ternera y cerdo, pollo, pavo, cordero,  pescados (merluza, lenguado, gallo, dorada, lubina, salmón, atún, caballa, etc.).
  • Añadir carne y pescado troceados o triturados en platos de verdura, ensaladas, salsas, sopas, cremas.
  • Añadir carne y pescado como relleno en tortillas o revueltos y platos de patata, berenjena, calabacín, etc.

 

CON LECHE Y DERIVADOS

  • Consumir lácteos enteros o semidesnatados, enriquecidos en proteínas, queso batido, requesón, etc.
  • Añadir leche en polvo a leche entera o semidesnatada (dos cucharadas por vaso de 200 ml), a primeros platos (sopas, purés, cremas) y postres (batidos de fruta fresca) (2 cucharadas por ración).
  • Añadir yogur a batidos de fruta, cereales y salsas para ensalada.
  • Añadir queso a purés, sopas, cremas, pasta, patata, ensaladas, tortillas, bocadillos, etc.

 

RECOMENDACIONES PARA SÍNTOMAS ESPECÍFICOS

 

DIARREA

  • Disminuir el consumo de alimentos crudos tipo ensalada. Frutas y verduras mejor cocidas.
  • Disminuir el consumo de alimentos ricos en fibra: productos integrales, legumbres (lentejas, garbanzos, judías blancas o pintas), verduras (coliflor, brócoli, alcachofas, etc.).
  • Evitar los alimentos ricos en grasa (margarina, mantequilla, frutos secos, aguacate, salsas, conservas en aceite, etc.).
  • Preparar sopas espesas con caldo desgrasado.
  • Evitar platos poco cocinados o crudos: sushi, steak tartare, etc.
  • Consumir fruta asada o en compota (sin añadir azúcares).
  • Retirar cualquier alimento que no tolere.
  • Mantener un buen estado de hidratación, tomando agua, aguas saborizadas, caldos, zumos naturales diluidos, infusiones o gelatinas.
  • Realizar varias ingestas a lo largo del día (6-8 ingestas/día) en pequeñas cantidades.
  • Tomar los suplementos nutricionales orales indicados por el equipo clínico.

 

DISMINUCIÓN DEL APETITO

  • Aunque haga platos ligeros, procure incluir SIEMPRE un alimento proteico en la comida.
  • No basar la alimentación solo en sopas o caldos.
  • Variar con frecuencia los alimentos.
  • Comer en el momento que tenga más apetito y menos fatiga o cansancio.
  • Evitar los olores fuertes, ventilando el lugar donde se va a comer.
  • Cuidar la forma de preparación y presentación de los platos para hacerlos más atractivos.
  • Utilizar alimentos blandos y de fácil masticación. En general, los sabores suaves se tolerarán mejor, así como los purés y pasteles de carne, pollo o pescado.
  • Evitar ingerir líquidos 30 minutos antes y/o 60 min después de las comidas.
  • Realizar varias ingestas a lo largo del día (6-8 ingestas/día) en pequeñas cantidades.
  • Tomar los suplementos nutricionales orales indicados por el equipo clínico.

 

DISMINUCIÓN DE LA PERCEPCIÓN DE LOS SABORES Y OLORES

Utilizar sustancias que aumenten el sabor, como las especias (pimienta, clavo, nuez moscada, canela, comino, cilantro, etc.) o hierbas aromáticas (hierbabuena, albahaca, orégano, tomillo y romero, etc.).

  • Cuidar la presentación de los platos y variar los alimentos y texturas.
  • Utilizar técnicas culinarias y recetas que concentran los sabores: asado, horno o papillote.
  • Adobar o marinar las carnes y pescados con limón o vinagre y/o especias o hierbas aromáticas unas horas antes de consumirlos para aumentar su sabor.
  • Cumplir los horarios de comida.
  • Si es posible, permanecer fuera del ambiente donde se preparan las comidas y ventilar el lugar donde va a comer.
  • Tomar los suplementos nutricionales orales indicados por el equipo clínico.

 

FORMACION DE MOCO

  • Beber agua o zumo de fruta después de la ingesta de productos lácteos.
  • Tomar pequeños sorbos de agua fría mientras se come o se bebe. También mientras se toman los suplementos nutricionales orales.
  • Chupar cubitos de hielo o polos de zumo de fruta después de la ingesta de productos lácteos, ya que es refrescante y ayudará a eliminar la acumulación de moco.
  • Tomar productos alimenticios que tienen un sabor refrescante o agrio.

 

MANIPULACIÓN DE ALIMENTOS EN EL HOGAR

En relación con la manipulación de alimentos en el hogar es importante respetar las prácticas correctas de higiene, como son:

  • Lavado de manos antes de empezar a cocinar y cada vez que se cambie de un alimento crudo a uno cocinado.
  • Cocinar completamente los alimentos.
  • Lavar los vegetales crudos bajo el chorro del grifo. Si va a comer fruta o verdura cruda con piel, es importante además sumergirla 5 minutos en agua potable con lejía de uso alimentario (una cucharada por cada 3 litros de agua) y después aclararlas con abundante agua corriente.
  • Mantener unas buenas prácticas de manipulación de los alimentos conservándolos a las temperaturas adecuadas y enfriándolos rápidamente si no van a consumirse de inmediato.
  • Limpiar y desinfectar los utensilios, los cubiertos y la vajilla utilizados. El lavavajillas es una buena opción si se utilizan altas temperaturas.
  • Mantener limpias y desinfectadas todas las superficies donde se manipulen los alimentos.

 


Autor: Uceme


imagen

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES PARA PACIENTES QUE SE RECUPERAN TRAS INFECCIÓN POR COVID-19

Las pautas de alimentación durante la recuperación tras infección por COVID-19 van dirigidas a seguir una alimentación saludable, nutricionalmente equilibrada y variada, incluyendo alimentos de todos los grupos (frutas, verduras y hortalizas, cereales, carne, pescado, huevo, leche y derivados, legumbres, aceite de oliva, etc.).

 

RECOMENDACIONES GENERALES

  • Realizar entre 4-5 ingestas diarias.
  • Mantener un buen estado de hidratación, tomando agua, aguas saborizadas, caldos, zumos naturales diluidos, infusiones o gelatinas. Tomar los líquidos fuera de las comidas.
  • Cocinar con aceites vegetales (oliva, girasol, etc.).
  • Tomar los suplementos nutricionales orales prescritos, distribuyéndolos a lo largo del día y fuera de las comidas principales.
  • Utilizar hierbas aromáticas y condimentos (cebolla, ajo, laurel, perejil, pimentón, etc.) para saborizar las comidas.
  • No existe ningún alimento con propiedades para prevenir o curar la infección por COVID-19.
  • Mantener una vida activa y si es posible, realizar ejercicio físico de forma regular.
  • Evitar hábitos poco saludables: consumo de alcohol, tabaco, etc.

 

 

RECOMENDACIONES ESPECÍFICAS

Recomendaciones para enriquecer la alimentación en proteínas:

  • Incluir en cada comida carne (150 g), pescado (150 g) o huevo (2 unidades).
  • Cocinar platos completos: guisos de carne o pescado y verduras, legumbres con arroz o patata y carne, pescado o huevo, pasta con carne picada, pescado o huevo.

 

CON HUEVO

  • Añadir clara de huevo cocida, pollo o pescado picados a sopas o caldos.
  • Añadir huevo cocido a ensaladas, legumbres, arroces, pasta, patata, sopas, purés, cremas, verduras, salsas, batidos de leche, rellenos de tartas de verdura.

CON CARNE O PESCADO

  • Consumir carne magra de ternera y cerdo, pollo, pavo, cordero,  pescados (merluza, lenguado, gallo, dorada, lubina, salmón, atún, caballa, etc.).
  • Añadir carne y pescado troceados o triturados en platos de verdura, ensaladas, salsas, sopas, cremas.
  • Añadir carne y pescado como relleno en tortillas o revueltos y platos de patata, berenjena, calabacín, etc.

 

CON LECHE Y DERIVADOS

  • Consumir lácteos enteros o semidesnatados, enriquecidos en proteínas, queso batido, requesón, etc.
  • Añadir leche en polvo a leche entera o semidesnatada (dos cucharadas por vaso de 200 ml), a primeros platos (sopas, purés, cremas) y postres (batidos de fruta fresca) (2 cucharadas por ración).
  • Añadir yogur a batidos de fruta, cereales y salsas para ensalada.
  • Añadir queso a purés, sopas, cremas, pasta, patata, ensaladas, tortillas, bocadillos, etc.

 

RECOMENDACIONES PARA SÍNTOMAS ESPECÍFICOS

 

DIARREA

 

  • Disminuir el consumo de alimentos crudos tipo ensalada. Frutas y verduras mejor cocidas.
  • Disminuir el consumo de alimentos ricos en fibra: productos integrales, legumbres (lentejas, garbanzos, judías blancas o pintas), verduras (coliflor, brócoli, alcachofas, etc.).
  • Evitar los alimentos ricos en grasa (margarina, mantequilla, frutos secos, aguacate, salsas, conservas en aceite, etc.).
  • Preparar sopas espesas con caldo desgrasado.
  • Evitar platos poco cocinados o crudos: sushi, steak tartare, etc.
  • Consumir fruta asada o en compota (sin añadir azúcares).
  • Retirar cualquier alimento que no tolere.
  • Mantener un buen estado de hidratación, tomando agua, aguas saborizadas, caldos, zumos naturales diluidos, infusiones o gelatinas.
  • Realizar varias ingestas a lo largo del día (6-8 ingestas/día) en pequeñas cantidades.
  • Tomar los suplementos nutricionales orales indicados por el equipo clínico.

 

DISMINUCIÓN DEL APETITO

  • Aunque haga platos ligeros, procure incluir SIEMPRE un alimento proteico en la comida.
  • No basar la alimentación solo en sopas o caldos.
  • Variar con frecuencia los alimentos.
  • Comer en el momento que tenga más apetito y menos fatiga o cansancio.
  • Evitar los olores fuertes, ventilando el lugar donde se va a comer.
  • Cuidar la forma de preparación y presentación de los platos para hacerlos más atractivos.
  • Utilizar alimentos blandos y de fácil masticación. En general, los sabores suaves se tolerarán mejor, así como los purés y pasteles de carne, pollo o pescado.
  • Evitar ingerir líquidos 30 minutos antes y/o 60 min después de las comidas.
  • Realizar varias ingestas a lo largo del día (6-8 ingestas/día) en pequeñas cantidades.
  • Tomar los suplementos nutricionales orales indicados por el equipo clínico.

 

DISMINUCIÓN DE LA PERCEPCIÓN DE LOS SABORES Y OLORES

  • Utilizar sustancias que aumenten el sabor, como las especias (pimienta, clavo, nuez moscada, canela, comino, cilantro, etc.) o hierbas aromáticas (hierbabuena, albahaca, orégano, tomillo y romero, etc.).
  • Cuidar la presentación de los platos y variar los alimentos y texturas.
  • Utilizar técnicas culinarias y recetas que concentran los sabores: asado, horno o papillote.
  • Adobar o marinar las carnes y pescados con limón o vinagre y/o especias o hierbas aromáticas unas horas antes de consumirlos para aumentar su sabor.
  • Cumplir los horarios de comida.
  • Si es posible, permanecer fuera del ambiente donde se preparan las comidas y ventilar el lugar donde va a comer.
  • Tomar los suplementos nutricionales orales indicados por el equipo clínico.

 

FORMACION DE MOCO

  • Beber agua o zumo de fruta después de la ingesta de productos lácteos.
  • Tomar pequeños sorbos de agua fría mientras se come o se bebe. También mientras se toman los suplementos nutricionales orales.
  • Chupar cubitos de hielo o polos de zumo de fruta después de la ingesta de productos lácteos, ya que es refrescante y ayudará a eliminar la acumulación de moco.
  • Tomar productos alimenticios que tienen un sabor refrescante o agrio.

 

MANIPULACIÓN DE ALIMENTOS EN EL HOGAR

En relación con la manipulación de alimentos en el hogar es importante respetar las prácticas correctas de higiene, como son:

  • Lavado de manos antes de empezar a cocinar y cada vez que se cambie de un alimento crudo a uno cocinado.
  • Cocinar completamente los alimentos.
  • Lavar los vegetales crudos bajo el chorro del grifo. Si va a comer fruta o verdura cruda con piel, es importante además sumergirla 5 minutos en agua potable con lejía de uso alimentario (una cucharada por cada 3 litros de agua) y después aclararlas con abundante agua corriente.
  • Mantener unas buenas prácticas de manipulación de los alimentos conservándolos a las temperaturas adecuadas y enfriándolos rápidamente si no van a consumirse de inmediato.
  • Limpiar y desinfectar los utensilios, los cubiertos y la vajilla utilizados. El lavavajillas es una buena opción si se utilizan altas temperaturas.
  • Mantener limpias y desinfectadas todas las superficies donde se manipulen los alimentos.

 


Autor: Uceme